Buscar

#hazquesuceda

El sentido de #hazquesuceda

Soy deportista desde que tengo uso de razón. No sé en qué momento el deporte se convirtió en mi modo de vida. Creo que fue cuando en educación física el profe les dijo a mis padres que me faltaba un poco de habilidad para botar el balón con la mano izquierda.

Años más tarde empecé a jugar a baloncesto. Era alta y no se me daba mal.Jugué en tres equipos diferentes. En ellos aprendí qué significa trabajar en equipo y al mismo tiempo me ayudaron a madurar y a librarme de una timidez que me paralizaba.

Llegué a la universidad y probé deportes nuevos: tenis, waterpolo, natación…Probablemente fue en waterpolo y natación donde más he disfrutado haciendo deporte, donde más he reído y donde más he sufrido. Interioricé la autosuperación, que hoy en día forma parte de mi.

De vez en cuando corría, y un día, animada por un chico que practicaba un deporte un tanto raro (de frikis y machacas), decidí hacer mi primer triatlón. Año 2009. Desde entonces no lo he dejado, y lo que antes era un deporte de raros, ahora es un deporte de masas.

En todo este proceso he aprendido a esquiar, hacer windsurf, surf, snowboarding, kayak,padel…creo que no he encontrado ningún deporte que no me guste…

No me dedico al deporte de forma profesional, ni he estudiado nada relacionado con el tema, pero creo que hay mucha gente que está en sus inicios, a la que le puedo servir de ayuda desde mi propia experiencia. Esto no quiere decir que yo pueda aconsejar sobre cualquier tema, o que a todo el mundo le vaya bien con mis consejos; pero si a alguien le son útiles, a mi ya me sirve.

Comenzamos!

#hazquesuceda

Anuncios
Entrada destacada

365 historias de 2016

Es necesario pararse de vez en cuando para echar la vista atrás y ver todo lo que somos capaces de conseguir, y todo aquello en lo que tenemos que mejorar.
En mi caso, este año ha sido especialmente relevante para mí, y creo que a pocos días de terminar el año, es un buen momento para reflexionar.

La primera parte del año vino marcada por mucho entrenamiento. Mi objetivo era llegar al Ironman de Vitoria lo más preparada posible para no sufrir demasiado el día en cuestión.

Conseguí un sueño, terminar mi primer Ironman habiendo disfrutado del proceso y de ese día al máximo. 
Jamás podré agradecer lo suficiente la ayuda aquellos que me dieron todo su apoyo. Para ellos, para los incondicionales, para los que sufrieron conmigo cada KM; GRACIAS. Siempre tendré un hueco guardado en mi vida para esas personas.
La segunda parte de año ha traído muchos cambios en mi vida y en mi forma de enfrentarme a ella. 
Los cambios, sean para bien o para mal siempre traen alguna enseñanza; y sé que con el tiempo agradeceré todo aquello que me ha ocurrido porque me hará crecer profesional y personalmente.
2016 ha sido un año intenso, difícil, gratificante y sorprendente en muchos aspectos.
En 2017 espero que me siga sorprendiendo la vida. 

A nivel deportivo se me plantea el reto más difícil hasta el momento, el Ironman de Lanzarote, pero si tengo la suerte de compartirlo con las personas que forman parte de mi vida; estoy segura de que conseguiré hacer que suceda.

Buena entrada de año, que 2017 vaya de la mano de todos los retos que os propongáis.

#hazquesuceda

El tamiz de las redes sociales.

Vivimos en un mundo virtual. 
Transmitimos experiencias, vivencias y emociones a través de las redes sociales.
Pero creo que a veces perdemos la percepción de la realidad. Una realidad que no conocen los ‘followers’, una realidad que sólo es transparente en la vida personal de cada uno de nosotros.
Seguimos a determinados perfiles en las redes, porque nos transmiten emociones y sensaciones. Pero estas sensaciones y emociones, llevan filtro. 
Los filtros no existen únicamente para las fotografías, sino para el contenido que se deja ver en un determinado perfil; sea cual sea la red que estemos utilizando.
Mi intención es que la gente tome consciencia de que las redes existen para informar, mantener contacto, motivar o divertir; pero NO SON LA REALIDAD. Son una pequeña parte de ésta.



Todo el mundo sufre, tiene problemas, tiene entrenamientos en los que tira la toalla, pasa épocas difíciles en su vida…

La ventaja de la red social, es que únicamente se enseña la parte positiva de estos baches. 



Esa parte es la parte en la que nos queremos focalizar, esa parte es la que inspira a la gente y la que actúa como motor de nuestro día a día. 

Cuando subes una foto porque has conseguido un objetivo, te gusta el reconocimiento externo, te refuerza para seguir adelante, y te anima a buscar nuevos objetivos.
Eso no quiere decir que la valía de una persona dependa de ese reconocimiento externo, pero sí es cierto que ayuda a llenar el cuarto nivel de la pirámide de Maslow; el reconocimiento.
Por todos estos motivos las redes sociales ya forman parte de nuestro día a día, pero no debemos olvidar que las personas que hay detrás, ríen, sueñan, duermen, se divierten, lloran o sufren como cualquier otro ser humano. Aunque no lo cuenten.
Nunca he sido partidaria de idealizar. Y creo que muchas veces lo hacemos cuando pensamos en los demás, y tendemos a autocriticarnos de forma injusta al compararnos con la ‘vida virtual’ de otras personas.
Utilicemos las herramientas para lo que son, aprovechémoslas para compartir la parte de nuestra vida que nos apetezca, pero desmitifiquemos a las personas. Aprovechemos lo bueno que trasmiten para intentar mejorar nuestro día a día.
Mi caso es el mismo, con mis posts trato de ayudar a la gente que empieza a hacer deporte, desde mi experiencia (no desde mi formación). 

Pero cada persona es diferente, y lo que me sirve a mí, no tiene porqué servir a todo el mundo. Lo dije desde el primer día y lo sigo manteniendo.
Creed en vosotros mismos, y si podéis aprovechar la experiencia de otras personas genial, pero nunca comparéis; porque no tenéis toda la información necesaria para poder hacerlo.
Buena semana y buenos entrenamientos 🙂

#hazquesuceda

Cuestión de objetivos

Octubre:
Las vacaciones quedan lejos, volvemos a la rutina, empieza el frío. 

Cada día más obligaciones y más trabajo, cansancio, constipados, estrés … y la motivación se pierde poco a poco.

Justo ahora es el momento perfecto para ponerte una meta, un objetivo.

Los objetivos pueden ser de muchos tipos: perder peso, terminar una carrera, mejorar tu técnica de natación, hacer tu primer triatlón de larga distancia, etc.

Sea cual sea, es importante que tengamos objetivos en esta época del año. Tenerlos te ayudará a:

Mantener tu motivación. Los días que no te apetezca entrenar, piensa en tu objetivo final.

Esforzarte más en cada entrenamiento. 

Si no hay objetivos, mejorar o no, es algo que pierde relevancia.

Una ilusión. La vida es cuestión de mantener ilusiones en cada uno de los aspectos de tu vida.

Si pierdes las ilusiones, pierdes una parte fundamental para ser feliz en el día a día.

Quitarte tensión en otros ámbitos.

Liberas tensión y estrés. El día que estés psicológicamente más cansado, es el día que más duro tienes que entrenar.

Cuando termines estarás como nuevo.

Ojo. No todo vale. Si te pones objetivos que NO cumplan estos requisitos, lo más fácil es que te acabes frustrando y que consigas el efecto contrario de lo que acabo de comentar. 

Un objetivo deportivo tiene que ser:

1) Medible. Lo que no se mide no se puede mejorar.

Ej: si quieres perder pero, establece un peso objetivo y un % de grasa. No sirve de nada decir que quieres perder. ¿Hasta cuándo?

2) Alcanzable. Sé realista. Establece objetivos en función del tiempo y las circunstancias que tengas.

3) Plazo de ejecución. Si es una carrera está claro. Si es algo que te propones tú mismo, ponte un plazo para llevarlo a cabo. Si no lo haces nunca lo alcanzarás.

4) Planifica y pon recursos. Si tienes que realizar diferentes acciones, establece unas fechas para cada acción y piensa los recursos que te van a hacer falta.

Nutricionista, entrenador, comprar zapatillas… Pensarlo te ayudará también a motivarte.

En definitiva, #hazquesuceda tu objetivo 😉

Entrenamientos ‘malditos’

Todos tenemos algún tipo de entrenamiento que no nos gusta.

Puede ser por varias razones: porque esa forma de entrenar nos cuesta más, porque esa disciplina deportiva nos gusta menos que el resto, porque siempre nos lesionamos cuando lo hacemos, o simplemente porque sufrimos más de lo habitual.

En mi caso particular, son las series de carrera a pie las que más me cuestan.

El día que tengo que hacerlas me levanto pensando en ellas, y hasta que no las hago, tengo una sensación extraña, que diría que me hace sentir incluso nervios.

Sin embargo, estos entrenamientos que son los que más me cuestan, son los que me hacen mejorar con mayor rapidez.

Siempre he dicho que cada uno de nosotros tiene una facilidad especial para algún deporte en concreto. Pues bien, para mí correr no es una habilidad innata.

Yo utilizo algunas ‘armas’ mentales para que el entrenamiento se me haga más llevadero.

Os las dejo por si os las podéis aplicar:

Piensa en la ventaja de ese tipo de entrenamiento. Siempre existe alguna ventaja frente a otros entrenamientos.

En el caso de las series es que el entrenamiento suele ser más corto y termino antes.

Recompensa después.

La satisfacción que da terminar uno de esos entrenamientos es mucho mayor que la que da terminar algo que te resulta más fácil.

Divídete el entrenamiento en pequeños objetivos.

Por ejemplo: si tengo 15 x 100m nadando, lo divido en tres bloques de 5 series y descanso un poquito más de lo establecido entre cada bloque (sin pasarse).

– Si crees que te vas a forzar un poquito más entrenando con alguien, intenta coordinarte con quien te pueda ayudar.

Concéntrate en el entrenamiento. No pienses continuamente en lo que sientes, sino en cumplirlo y hacerlo de la mejor forma posible.

Piensa en la técnica, en las pulsaciones, en los consejos que te haya podido dar tu entrenador…etc.

Cada entrenamiento suma, y aquellos en los que sufres más, suman doble.

Nadie dijo que fuese fácil, y aunque no te lo parezca, cualquier persona que practica deporte, tiene entrenamientos en los que pararía a los 5 minutos de haber comenzado.

#hazquesuceda y da el 100% en todos los entrenamientos, en los que no te gustan también.

 

 

Sobrepasar la línea?

Últimamente mucha gente me pregunta sobre la opinión que tengo acerca de lo que ocurrió en los mundiales de triatlón.
NO me dedico de forma profesional a esto, y obviamente mi opinión es subjetiva, pero sí que me gustaría hacer una reflexión más allá de lo acontecido.
Todos los días me encuentro en las redes con frases motivantes que animan a hacer deporte.

Parece que el deporte y la vida sana se han puesto de moda (por fin). Pero, ¿qué entendemos por vida sana?

El ser humano tiene una capacidad extraordinaria para evolucionar, tanto a nivel físico como a nivel mental.

Día a día, se superan récords deportivos, se descubren técnicas científicas que alargan vidas y que las crean.

Este afán de superación es el que hace posible que ocurra todo esto. Sin embargo, tenemos límites. Queramos o no. Límites mentales y límites físicos.

Desde mi punto de vista, lo más importante para no sobrepasarlos es conocernos a nosotros mismos.

Cualquier atleta, sea aficionado o profesional, debe entrenar y conocerse lo suficiente para saber hasta qué punto puede forzarse en una competición.

LA VIDA está por encima de cualquier reto, de la índole que sea.

No descuides tu ‘maquinaria’. Tu corazón es el que hace que tu organismo funcione con normalidad.

Cualquier bomba sometida a las horas de funcionamiento y al ritmo al que nosotros utilizamos nuestro corazón, necesita un mantenimiento. Tu CORAZÓN también.

Hidrátate y aliméntate. Tus células son incapaces de realizar sus reacciones químicas sin agua y sales minerales. Hazlas funcionar correctamente.

Conócete. No todos los días son iguales. No siempre rendimos igual. No somos máquinas. Hay ocasiones en las que hay que parar para poder coger mayor velocidad.

Cuando un motor va está desequilibrado en algún punto, gripa. A nuestro organismo le ocurre igual. Hazte las revisiones necesarias e intenta disminuir tu nivel de estrés. Prioriza.

Todo esto se resume en RESPONSABILIDAD y SENTIDO COMÚN.

Partiendo de esta base, a partir de aquí, #hazquesuceda😉

 

Nervios, un arma de doble filo.

Cuando empecé a practicar deportes indviduales: correr, nadar…siempre decía que a mi lo que me gustaba era entrenar, no competir. Los nervios de antes de una competición no me hacían sentir bien, me hacían sufrir.

Cuando me levantaba la mañana de la competición pensaba: ‘¿A mi quién me mandará apuntarme a estas cosas?’. ¿Os suena?

Con esto no quiero decir que ahora las sensaciones sean muy diferentes, pero he llegado a saber controlarlas y enfocarlas para mejorar en lo que me dispongo a competir.

Os quiero dar algunos trucos para que consigáis que estos nervios no os paralicen:

1) Intenta escuchar música que te motive. Bien sea de camino en el coche, con auriculares, donde sea.

No que le motive a tu amig@, compañero de equipo, sino que te guste a ti.Te diría que bailar ligeramente hará que liberes tensión (no estoy loca, aunque lo parezca). Hay gente que tiene rituales mucho más extraños.

 2) Piensa porqué razón empezaste a practicar el deporte que practicas ahora. Para DISFRUTAR. Para bien o para mal, no somos profesionales, no nos va la vida en ello. Competimos contra nosotros mismos. 

Puedes superarte o no, pero NUNCA será un fracaso, SIEMPRE te llevas un aprendizaje de una competición.

 3) Intenta rodearte de gente que no esté constantemente hablando de la prueba que vais a disputar.

Distráete con otros temas de conversación una vez tengas claras las pocas dudas que suelen surgir esa mañana.

 4) SONRÍE. Parece una tontería pero no lo es. Aunque lo estés pasando mal, el simple hecho de sonreír o reírte de cualquier cosa (incluso de ti mismo), hará que el momento sea mucho más llevadero.

Quiero dejar claro que esto NO quiere decir que no os centréis en la competición

Tenéis que tener claros los recorridos, la estrategia que vais a seguir según la preparación que llevéis, los avituallamientos y todos aquellos factores que consideréis que os pueden ‘pasar factura’.
Simplemente hablo de aliviar nervios, no de descuidar la competición.

Los nervios son necesarios para mantener el cuerpo en tensión y sacar el máximo rendimiento, es una forma de mantener el cuerpo y la mente ‘alerta’.

Sé que estos consejos pueden servirme a mi, y no tienen porqué servir a todo el mundo, pero os recomiendo que los probéis; quizá alguno os pueda servir de ayuda.

Sí que es cierto que el día que me levanté para hacer mi primer triatlón de distancia ironman pensé: ‘Ostras, hoy hago un ironman’. Pero a partir de ese momento, todo fueron pensamientos positivos.

Época de empezar a pensar cuáles son las competiciones que nos gustaría hacer esta temporada. No dejéis escapar ninguna que os haga realmente ilusión.

Competir te hace progresar.

#hazquesuceda

Un deporte, tres disciplinas.

Probablemente muchos de los que practicamos triatlón, anteriormente practicábamos uno de los tres deportes que lo componen, o incluso veníamos de hacer otros deportes que nada tenían que ver con éste.

Practicar triatlón tiene muchos ciertos beneficios frente a otros deportes: trabajas diferentes grupos musculares, compensas la carga de los entrenamientos, y psicológicamente no te aburres, puesto que alternas las tres disciplinas que lo componen.

Sin embargo, a la hora de preparar un reto, o de marcarse un objetivo en este deporte, pienso que es importante competir en pruebas individuales de las tres disciplinas.

¿Qué te puede aportar una prueba individual de cada uno de estos deportes?

– Te exprimes al máximo en el deporte que estás practicando. Uno de los problemas del triatlón, es que tu cuerpo siempre va a estar fatigado muscularmente, y por tanto es difícil obtener el 100% de rendimiento en los tres segmentos en la competición.

Te conoces, conoces a tu cuerpo y a tu mente. Siempre digo que lo más importante de entrenar es ir conociéndote. Hay veces que sé al ritmo aproximado al que estoy corriendo, nadando, etc., simplemente por las sensaciones que tengo. Las competiciones individuales te ayudarán en este aspecto, siempre que te centres en observar tus sensaciones (OJO, digo observar, y no juzgar o agobiarte con los ritmos que llevas; esto es otro tema).

Sales de tu rutina. Hay temporadas en las que estamos tan integrados en el mundillo de triatlón, que nos olvidamos de disfrutar, y nos centramos demasiado en los objetivos de la temporada. Ponerte objetivos intermedios, cuyo objetivo sea disfrutar, hará que te distraigas y que tomes perspectiva con respecto al objetivo final.

Hay muchas carreras populares, marchas ciclistas y travesías a nado que pueden suponer un reto para ti, y con las que puedes disfrutar, al igual que lo haces en los triatlones.

NO descartes este tipo de pruebas, para mejorar hay diferentes caminos, recuerda disfrutar de todos ellos; cualquier experiencia te enriquecerá, de una u otra forma.

#hazquesuceda 🙂

¿ Prefieres sólo o acompañado?

Lo que voy a decir no es determinante. Es una opinión, no puedo demostrar que sea así, pero creo que a menudo la gente opta por un extremo u otro, sin pensar bien en los beneficios que puede aportar el hecho de entrenar sólo o acompañado.

El hecho de entrenar con gente debe ser un estímulo, pero NUNCA debe convertirse en una muleta en la que apoyarse.

Me explico:

Cuando tenemos un objetivo deportivo, y planificamos nuestros entrenamientos, probablemente, existan entrenamientos enfocados a mejorar nuestra resistencia que seguramente impliquen mayor tiempo de dedicación pero menor esfuerzo por unidad de tiempo (pulsaciones más bajas). En cambio, habrán otros entrenamientos, que no serán muy prolongados en el tiempo, cuyo objetivo sea incrementar nuestro rendimiento y mejorar nuestros ritmos (ej. series). En estos últimos, hay periodos cortos a muy altas pulsaciones que exigirán lo máximo de nosotros.

Pues bien, desde mi punto de vista,entrenar acompañados en aquellos entrenamientos cortos que exijan lo máximo de nostros (segundo tipo); será beneficioso, puesto que nos esforzaremos más por seguir el ritmo de aquellos que entrenen con nosotros, recibiremos feedback de nuestros compañeros; y seremos capaces de ayudar a otros cuyos ritmos sean peores.

Ayudar a un compañer@ a superarse, muchas veces es más gratificante que mejorar uno mismo.

En el primer tipo de entrenamientos, se ejercita mucho la cabeza, la reflexión, la lucha con nuestro ‘saboteador’ (echad un ojo posts anteriores ;)). Este tipo de entrenamientos, es conveniente realizarlos solos, sin ayuda ‘externa’, al menos de vez en cuando. Reforzará nuestra autoconfianza y nos preparará psicológicamente para el día de la prueba.

Es cierto que hay personas que preparan pruebas conjuntas, incluso a ritmos iguales o muy parecidos a otros compañeros. Creo que el día de la competición, cada cual debe hacer su prueba, la disfrutareis más y no os sentiréis frustrados por ir demasiado rápidos y ahogados, o por ir demasiado lentos, sintiendo que no estáis dando el 100%.

Como en casi todo, la clave está en el equilibrio y en el sentido común. Siempre he pensado que los deportes de equipo son mucho más enriquecedores en cuanto a valores se refiere, que los deportes individuales. Pero estos últimos se pueden adaptar, para que nuestras experiencias deportivas sean mucho más gratificantes.

Compartir sufrimientos y alegrías hace que cuando conseguimos un objetivo, se disfrute el doble.

Sean como sean vuestros entrenamientos, que os sepan a gloria. Rodeaos de gente que os sume, en el deporte también 🙂   .

#hazquesuceda

 

¿ Y si respetásemos la vida?

No suelo contar experiencias por aquí. Casi siempre mis posts van enfocados a dar pequeños consejos sobre temas en los que pienso que puedo aportar algo.

El de hoy es fruto de una mezcla de sentimientos que he experimentado mientras iba en bici. No sé si son consejos o es más intentar alertar y concienciar en la forma en la que a mi me sea posible.

Yo veraneo en un pueblo en el que es ‘costumbre’ practicar ciclismo. A unos 10km hay un puerto frecuentado por la mayoría de los ciclistas y triatletas de Valencia. No sé si por esta razón, toda la carretera que sube y baja por la Sierra Calderona, tiene a ambos lados un carril bici que nos facilita el tránsito cuando entrenamos.

Cuando tenía 15 años, yendo en bici por dicho carril, me atropelló una moto.

Agosto, 16:00h de la tarde, asfalto hirviendo. Quedé inconsciente, con collarín, espalda en carne viva y puntos en la pierna. Iban dos chicos jóvenes en una Vespa, sin casco a más de 80km/h, por el carril bici.

Nos preguntaron si les íbamos a denunciar. Como yo estaba viva, les dijimos que no. La sopresa fue cuando me denunciaron en septiembre. Según ellos me salté un ceda el paso. Obviamente perdieron el juicio.

Cuento todo esto, porque hoy, por el mismo carril bici, he tenido un ‘encontronazo’ con una moto de las mimas características, que iba a la misma velocidad que aquella.

YO, como ciclista, iré pegada al arcén para no molestarte. conductor, debes respetar la distancia de seguridad (1,5m)

YO, como ciclista utilizaré los carriles destinados al efecto cuando existan y me sea posible. TÚ, conductor, debes ir por la calzada (independientemente del vehículo que conduzcas); y no invadirlo ni para adelantar.

YO, como ciclista,te haré señales para que puedas adelantarme rápido o para indicarte hacia donde voy. TÚ, como conductor, debes respetar mis señales.

YO, como ciclista, tengo una vida, tan valiosa como la tuya, la de tus hijos, la de tus padres y la de tus seres queridos.

Si, conductor, eliminas MI VIDA, TU VIDA jamás volverá a ser la misma. Piénsalo antes de adelantar y de ponerte nervioso. ¿Vale la pena una vida?

Una sociedad RESPETUOSA, es una sociedad desarrollada, inteligente, con humanidad. En definitiva, una sociedad CIVILIZADA. No nos gusta escuchar casos de violencia, ni de terrorismo…pero en la carretera, nuestras frustraciones, odios, estrés, se transforman en una violencia que queda a la sombra siempre que hay un accidente de tráfico.

No pretendo ser catastrofista, pero valoro mucho la vida, y considero que el ciclismo, NO debería ser un deporte de riesgo. Y en muchas ocasiones, lamentablemente, lo es.

Respetémonos.  Todo es mucho más fácil de lo que lo hacemos.

Feliz verano y buenos entrenos!

#hazquesuceda

Blog de WordPress.com.

Subir ↑